DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA DEL IES "Antonio Mª Calero" de Pozoblanco (CÓRDOBA) ESPAÑA

BLOG DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS



VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS

VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS
Semana de la Ciencia 2013

Páginas vistas en total

miércoles, 16 de junio de 2010

RELOJ DE SOL DE POZOBLANCO



Con motivo del año internacional de la Astronomía, el M.I. Ayuntamiento de Pozoblanco ha construido y situado un magnífico reloj de Sol en la avenida de Marcos Redondo junto al Hospital Comarcal y a los dos Institutos de Secundaria que próximamente será inaugurado por las autoridades locales.

En realidad se trata de tres relojes situados en las caras de un prisma de base triangular uno orientado al sur, otro orientado hacia el nordeste con un ángulo de declinación de 123.8 grados y otro orientado hacia el noroeste con un angulo de declinación de 146.4 grados.


Todos hemos visto lo espléndida que puede ser una salida o una puesta de sol, y como es natural sabemos que el sol sale por el este y se pone por el oeste, pero ¿es esto último cierto?
La realidad es que muy pocas veces esto es totalmente cierto. Sólo lo es realmente dos días al año que se llaman equinoccios (en torno al 21 de marzo y al 23 de septiembre) en los que el sol sale casi exactamente por el este y se pone casi exactamente por el oeste, pasando a mediodía por un punto situado al sur de nuestra posición (por eso si queremos ver el sol de mediodía hay que mirar siempre al sur desde España o desde cualquier otro punto situado al norte del trópico de cáncer). Estos dos días son también los únicos del año en los que el día y la noche son iguales de largos.





¿Y qué ocurre el resto del año?
Lo que ocurre en latitudes intermedias del hemisferio norte como la de España es lo siguiente:
- Una vez pasado el 21 de marzo, el equinoccio de primavera, en que el sol sale justo por el este y se pone justo por el oeste, y en el que el día y la noche duran 12 horas, los días comienzan a alargarse y las noches a acortarse. También el sol empieza a salir por un punto situado cada vez más al norte de modo que transcurridos un par de meses podemos decir que no sale por el este, sino casi por el nordeste, o más bien por el este-nordeste. De igual forma, se pone por un punto situado cada vez más al norte, casi por el noroeste, o más bien el oeste-noroeste.





- Cuando han transcurrido tres meses, en torno al 21 de junio, este proceso llega a su culminación, siendo éste el día en que el sol sale por un punto situado más al norte de todo el año y se pone igualmente por un punto situado también más al norte. A mediodía pasa al sur de nuestra posición, pero muy alto sobre el horizonte, más que ningún otro día del año. Es el día también en que el día es más largo y la noche más corta de todo el año. A este día se le llama solsticio de verano. A partir de este día se produce el proceso inverso y el sol empieza a desandar el camino anterior, saliendo y poniéndose cada día por un punto situado más al sur que el día anterior.

- Llegando a las inmediaciones del 23 de septiembre, el sol vuelve a salir casi exactamente por el este y a ponerse casi exactamente por el oeste. Es el equinoccio de otoño. Pasado este día el sol empieza a salir y a ponerse por un punto situado cada vez más al sur, de forma que transcurridos un par de meses se puede decir que sale casi por el sureste, o más bien el este-sureste, y se pone casi por el suroeste, o más bien el oeste-suroeste. También las noches comienzan a ser más largas que los días.




- Cuando llegamos al 22 de diciembre, aproximadamente, tenemos el final de este último proceso, de forma que el sol sale y se pone más al sur que ningún otro día del año, y a mediodía pasa por un punto situado al sur de nuestra posición, pero muy bajo sobre el horizonte. También es el día en que la noche es más larga y el día más corto. Es el solsticio de invierno. A partir de este día ya las noches se van haciendo más cortas y los días más largos, y el sol sale y se pone cada vez más al norte, hasta llegar de nuevo al 21 de marzo.



¿Y esto a qué es debido?
Todo esto se debe a un solo hecho muy simple, y es la inclinación del eje de la Tierra respecto al plano de la eclíptica. Como todos sabemos, la Tierra gira en torno al sol, dando una vuelta cada 365 días y cuarto (un año), y gira alrededor de su eje en 24 horas (un día). El círculo (o más bien la elipse, porque la Tierra se acerca y aleja un poco del Sol durante su recorrido alrededor suyo) que describe la Tierra al girar alrededor del sol forma un plano llamado plano de la eclíptica (llamado así porque es el plano en que ocurren los eclipses cuando se sitúa en él la luna), pero la Tierra no gira sobre sí misma con un eje de giro perpendicular a ese plano, sino que está inclinado unos 23º. Eso hace que en el solsticio de verano, cuando el hemisferio norte apunta directamente hacia el Sol, éste se vea a mediodía más alto que ningún otro día, visto desde España, así como durante más horas, y saliendo y poniéndose desde más al norte. Si estuviésemos mucho más cerca del polo norte, como éste apunta un poco hacia el Sol debido a la inclinación del eje de la Tierra, no dejaríamos de ver el Sol en ningún momento del día, y “saldría” y se “pondría” por el norte, recorriendo un amplísimo círculo sobre nuestras cabezas, pasando por el sur a mediodía, no muy alto sobre el horizonte, pero a la máxima altura que tiene el Sol en estas latitudes tan altas. A medianoche se vería también el Sol, muy bajo sobre el horizonte, pero sin haber llegado a ponerse en ningún momento.





Ninguno de estos fenómenos ocurriría si no hubiese inclinación del eje de giro de la Tierra, y éste fuese perpendicular al plano de la eclíptica. Si se diese ese caso el Sol saldría por el este y se pondría por el oeste todos los días del año desde cualquier punto de la Tierra, los días serían igual de largos que las noches en todas partes (excepto en los polos, que no tendrían ni día ni noche, sino un amanecer o anochecer perpetuo, con el sol permanentemente en el horizonte), y no habría estaciones, de manera que en latitudes intermedias no habría ni verano ni invierno, teniendo todo el año un clima primaveral u otoñal.
Con esta buena iniciativa, tendremos ocasión de verificar en nuestro pueblo que todo lo anterior se cumple con rigor científico y al mismo tiempo contribuiremos a acercar la Ciencia a nuestros jóvenes.
ENHORABUENA.