DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA DEL IES "Antonio Mª Calero" de Pozoblanco (CÓRDOBA) ESPAÑA

BLOG DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS



VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS

VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS
Semana de la Ciencia 2015

Páginas vistas en total

sábado, 28 de mayo de 2016

Ceremonia de graduación de nuestros alumnos de segundo de bachilerato. 27 de mayo de 2016


LEE MIGUEL ÁNGEL TORRICO
         Hola, muy buenas noches, bueno, tardes todavía. Lo primero, dar la bienvenida a todas y todos los que estamos disfrutando de este acto de despedida del alumnado de nuestro centro: equipo directivo, representado aquí por el director, a las familias, y, a los verdaderos protagonistas, a nuestros alumnos y alumnas que ya llevan unos cuantos años en el IES Antonio Mª Calero.
Este acto es el principio del cambio. Ahora empieza otra etapa, otra puerta. Cambios que son necesarios en cualquier vida. Por supuesto que cualquier movimiento supone un hormigueo en la barriga. El vértigo es inevitable, pero ese vértigo también es necesario. En la vida hay que atreverse. Hay que saltar.
A continuación escuchamos un texto que viene a expresar esa necesidad que tenemos de seguir un objetivo. 


LEE MARÍA FERNÁNDEZ


ATRÉVETE.
Ven y olvídate de lo demás,
deja a un lado todo lo que ayer
te hizo dudar,
atrévete.

Volver a despertar
abre bien los ojos para ver
un mundo entero para conquistar...

Así que salta, no tengas miedo
para ganar hay que aprender a perder.
Así que salta, es el momento
el tren pasa solamente una vez,
atrévete.

Verás, con cada paso, llegarás más lejos,
sentirás la libertad de confiar en tus sueños.




LEE BELÉN MARCH
Y ahora hay que decir un “Al fin”. Al fin ha llegado nuestro momento. Tras noches en vela, cansados, nerviosas, con una taza de café frío al lado y la cama, entonando un hermoso canto de sirena.
         Al fin lo hemos conseguido. Tras días que se pasaban en un pestañeo y pensábamos que no nos daba tiempo ni de respirar. Y nosotros, relegados a hincar codos, eso sí, pensando en algo como: “a Dios pongo por testigo, que para el próximo examen empiezo antes”. Y en el momento álgido de la reflexión madura, responsable e inteligente… una mosca pasa con su grácil aletear y… ¿de qué estaba hablando, qué estaba estudiando? Así somos.

         Al fin estamos aquí, ellos con su pajarita y nosotras con nuestros tacones, preparados para afrontar lo que sea. Al fin.


LEE MIGUEL ÁNGEL TORRICO
         Ahora toca hablar del futuro: muchos son los caminos como dice el poeta. En muchos casos fuera del ala protectora de nuestra familia. Eso sí, siempre, siempre van a estar ahí. A pesar de la soledad que podáis sentir en vuestros destinos, los que os quieren, siempre van a cuidaros.
Pero la formación del ser humano se consigue a través de las vivencias. Necesitáis conocer otras culturas, otras realidades. Necesitáis conocer nuevos lugares, personas nuevas que os hagan apreciar otras formas de enfrentarse al mundo. Hay muchas formas de afrontar el reto, lo que no debe faltar es la ilusión, la valentía, el esfuerzo.

Bueno, dejamos el futuro para después. Ahora nos vamos a poner menos serios y vamos a echar la vista atrás.  


LEE BELÉN MARCH
Hablo yo, pero podría decirlo cualquiera de mis compañeros. Aún recuerdo cuando llegué hecha un ovillo de nervios, y más perdida de lo que debería reconocer si quisiera mantener mi dignidad intacta. No conocía prácticamente a nadie, sin embargo ahora se me va a hacer muy raro girarme y no ver una clase como la nuestra: demasiado divertida y, eso sí, demasiado llena.

¿Quién se va a subir ahora a la mesa a encender el proyector, eh Nuria? ¿Quién va a preguntar una y otra vez, Pilar? Nadie tiene tu talento haciendo preguntas. José Luis aguanta ahí, algún día llegarás a tiempo, confiamos en ti. Jesús y sus comentarios divertidos amenizando las clases. Lucía llegando in extremis con su pelo chorreando. Miriam y sus susurros “Ay, ¿y eso por qué hay que hacerlo?” Marta, al fondo, con su sonrisa alegrando el día. Nuria Sánchez, el epicentro, el foco de atención, la zona cero. Miguel y sus cuidados con el material: “Don Sebastián cuidado con el cable del ordenador, cuidado con la mesa”… 


LEE ANTONIO RUBIO
Es extraño pensar cómo serán las cosas ahora, ¿cómo será llegar a clase y no encontrar al fondo a las siamesas Inés y Mónica hablando “en silencio”? Pese a estar todo el curso aguantándolo, será raro no escuchar los presagios positivos del pitoniso Frasco sobre el resultado de su examen, ni los suspiros de Lucía instantes antes de comenzar la tragedia. Bea, toda la clase echará de menos tus risas sonoras y tus grandes estornudos, no hay duda.

En fin, ya os podéis imaginar el día a día… o no.


LEE DOS: MARTA ROJO Y PILAR SÁNCHEZ


A UN AMIGO. JORGE LUIS BORGES
No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida,
ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.

Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.

No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes actuar,
pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.

No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón,
pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.
En estos días oré por ti...

En estos días me puse a recordar a mis amistades más preciosas.
Soy una persona feliz: tengo más amigos de lo que imaginaba.
Eso es lo que ellos me dicen, me lo demuestran.
Es lo que siento por todos ellos.
Veo el brillo en sus ojos, la sonrisa espontánea y la alegría que sienten al verme.
Y yo también siento paz y alegría cuando los veo y cuando hablamos,
sea en la alegría o sea en la serenidad.

En estos días pensé en mis amigos y amigas,
entre ellos, apareciste tú.
No estabas arriba, ni abajo ni en medio.
No encabezabas ni concluías la lista.
No eras el número uno ni el número final.

Lo que sé es que te destacabas por alguna cualidad que
transmitías y con la cual desde hace tiempo se ennoblece mi vida.

Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu lista.
Basta que me quieras como amigo.

Entonces entendí que realmente somos amigos.
Hice lo que todo amigo:
Oré... y le agradecí a Dios por ti.

Gracias por ser mi amigo.


LEE MIGUEL ÁNGEL TORRICO
        
No podemos ni debemos olvidar nuestras raíces: lo que sois, de dónde venís, los valores que habéis adquirido. No reneguéis nunca de vuestros orígenes. El cariño a vuestra tierra os hace auténticos y genuinos. Sed siempre vosotros mismos, no os dejéis influir negativamente, que no os deslumbren falsos ídolos. Y por el contrario, no dudéis, no tengáis miedo a lo desconocido. El profesorado y vuestra familia estamos convencidos de que estáis bien preparados para enfrentaros a lo que haga falta. Más que bien. Los versos que se leerán a continuación pertenecen a la poetisa nicaragüense Gioconda Belli.




LEE BEATRIZ DUEÑAS

Uno no escoge

Uno no escoge el país donde nace;

pero ama el país donde ha nacido.

Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;
pero debe dejar huella de su tiempo.

Nadie puede evadir su responsabilidad.

Nadie puede taparse los ojos, los oídos,
enmudecer y cortarse las manos.

Todos tenemos un deber de amor que cumplir.
una historia que nacer
una meta que alcanzar.

No escogimos el momento para venir al mundo:
Ahora podemos hacer el mundo
en que nacerá y crecerá
la semilla que trajimos con nosotros.



LEE ANTONIO RUBIO

         Ahora estamos aquí todos muy guapos y muy simpáticas, pero hay que ver lo difícil que ha sido llegar hasta aquí: vamos a ser un pelín masoquistas: pensemos en esos exámenes de historia: se te acababa antes la fuerza de la mano que el tema que tenías que escribir. Esos comentarios críticos de lengua, que te miraban desde el folio retándote…, los muy malditos siempre iban un paso por delante. Las temáticas de filosofía: cuando deberíamos estar pensando en Descartes, de repente se te venía a la cabeza lo que te había dicho la vecina del quinto y adiós reflexión. En fin, los tipo test de don Rafael Cuevas… dudabas ya hasta de tu nombre, habré puesto la opción correcta??? A pesar de todo, nos llevamos un buen recuerdo.


LEE ANTONIO RUBIO

         Ahora estamos aquí todos muy guapos y muy simpáticas, pero hay que ver lo difícil que ha sido llegar hasta aquí: vamos a ser un pelín masoquistas: pensemos en esos exámenes de historia: se te acababa antes la fuerza de la mano que el tema que tenías que escribir. Esos comentarios críticos de lengua, que te miraban desde el folio retándote…, los muy malditos siempre iban un paso por delante. Las temáticas de filosofía: cuando deberíamos estar pensando en Descartes, de repente se te venía a la cabeza lo que te había dicho la vecina del quinto y adiós reflexión. En fin, los tipo test de don Rafael Cuevas… dudabas ya hasta de tu nombre, habré puesto la opción correcta??? A pesar de todo, nos llevamos un buen recuerdo.


LEE BELÉN MARCH
         Hablando del pasado: siempre he sentido curiosidad por las tan temidas sesiones de evaluación: qué dirían..: fulanito no se calla ni para respirar, creo que menganita está en coma, porque en mi clase solo le falta roncar. A Periquito solo le veo la nuca porque la de detrás le llama más la atención que yo… Pues ahora nos toca evaluar. Ahí vamos: empezamos por don Miguel Ángel y sus positivos (o negativos)… cada vez que cogía el boli rojo sabías que tenía tu destino entre las manos y que no dudaría ni un segundo en usar ese poder. Doña Juana llamándonos uno a uno para ver el examen, parecía que ibas al patíbulo, volvíamos al asiento diciendo: “bueno, lo importante es participar”. Don Juan dictando y un coro detrás recitando: “¡Más despacio, por favor!, ¿todavía no se acaba el tema?, ¿me puede decir un sinónimo de…? Don Antonio Tamajón, siempre alegre en sus clases, te contagia su amor por la física, hasta que te dice: “explícame lo que has entendido”, entonces es cuando se te pasa la felicidad y te encomiendas a todos los santos que recuerdas para no decir nada demasiado ilógico. Don Rafael Cuevas y sus “caprichitos culturales” o sus “os voy a lanzar una pregunta a la nube”… ahí es cuando evitabas el contacto visual, como si te fuera la vida en ello. Doña Araceli… de verdad que lo intentábamos, pero esos desarrollos matemáticos parecía hechos para atacarnos donde más nos duele. Doña Marí Carmen, nuestra mamá del instituto…y como una madre nos reñía… a ver quién era el valiente que no sabía en qué página estábamos. 


LEE ANTONIO RUBIO
Mientras en lengua nos enseñaban gramática, doña Mari Ángeles, la profesora que vino del mar, nos enseñaba a no fiarnos de la gramática al estilo de Nietzsche, ¿alguien se aclara?  Eso sí, nadie salía de sus clases sin dolor de cabeza por razonar tanto. Otros profesores nos amenazaban para que nos callásemos, como don José Luis: “va a contar usted las baldosas que hay hasta la salida”, en ese momento se hacía un silencio en clase que solo podía romperlo Inés al sonarse los mocos, pero dos minutos después todo volvía a la normalidad. No podemos olvidarnos de los profesores que nos sorprenden con sus looks, como doña Priscila y su corte de pelo mensual. Doña María del Mar, por otro lado, nos premiaba con sus guiños excitantes.
No puedo dejar pasar esta oportunidad tan esperada, para agradecer esa chispita que los profesores daban a las clases con sus chistes, como don Miguel Ángel. ¿Cuál es el país que te avisa y luego te asusta? EE. UU.
         Todo esto –y mucho más- es nuestro instituto. Una mezcla sin igual de estrés, surrealismo, bostezos mañaneros, buen humor y sobre todo, mucho, muchísimo compañerismo. Compañerismo en todos los sentidos. Sé que va a sonar un pelín melodramático, pero es verdad que cada momento ha sido especial porque lo he compartido con mis compañeros. 


LEE MIGUEL ÁNGEL TORRICO
         Y es que las personas somos sencillas y complejas al mismo tiempo. Pero necesitamos de ese contacto que nos da la amistad. Una buena charla, una tarde agradable compartiendo penas o alegrías. Debemos beneficiarnos de esa fuerza, de esa juventud que tienen los y las que hoy se gradúan. Tenéis una vida por delante. Ya lo decían los clásicos, carpe diem. Coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto, antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Ese aprovechamiento de la vida más que un tópico es una realidad. La vida nos demuestra a cada segundo su fragilidad, por lo tanto, implicaos, llenadla de proyectos e ilusiones… eso sí, vivir y saber vivir.

         Ahora llamamos a Antonio, padre de Natalia, para que nos dirija unas palabras en representación de las familias que hoy nos acompañan. Antonio, cuando quieras:


LEE ANTONIO FERNÁNDEZ (PADRE)

Buenas tardes profesoras y profesores, hijas e hijos, padres, madres y demás familiares aquí hoy presentes.
Estoy totalmente feliz, orgulloso,  halagado,  por ser el encargado dedicar a todos ustedes estas palabras, que en nombre de todos los padres y madres de los alumnos de bachillerato del Instituto Ángel María Calero de Pozoblanco, os queremos dedicar en el día de vuestra graduación.

A nuestros hijos e hijas, le ha llegado su momento, el momento de comenzar una nueva etapa, su momento tan esperado, en la mayoría de los casos su mayoría de edad, su independencia.
Para ello, permitidme que me dirija en primer lugar a ustedes profesoras y profesores del instituto, ya que habéis sido el culmen en la formación de nuestros hijos,  no en vano habéis sido los encargados de modelar el trabajo que ya iniciaron en su día sus maestros de primaria y secundaria, en colaboración con los padres, intentando infundir, tanto a nivel educativo como personal,  responsabilidad, esfuerzo, amistad, complicidad, tolerancia, sentido de la ética y respeto, teniendo en cuenta que la incidencia de estos valores en su personalidad habrá marcado, su comportamiento futuro. Una etapa, donde ellos perciben cierto distanciamiento, porque han pasado de una cuerda corta, un vínculo de dependencia de los maestros y padres, a otra más de supervisión, una cuerda más larga, pero esencial, pues es el peldaño, evolución, hacia un estatus donde todo, dependerá de ellos mismos, donde vayan, universidad, ciclos superiores o en el mercado laboral, no estaremos tan cerca, tendrán que sobreponerse y de nuevo levantarse si en algún momento hincasen la rodilla. Por esto es tan importante que vuestros profesores os lo enseñen de esta manera, siempre eso sí, con objetividad, ecuanimidad e imparcialidad, condiciones que se presuponen en todo profesional para que obtengan una preparación que les permita disponer de los medios necesarios, para el aprovechamiento de las oportunidades que el tiempo y el destino, seguro  les va a brindar y que lleguen a ser personas integradas en la sociedad, solidarias, respetables y respetuosas. Es por todo,  de verdad, que os agradecemos a TODOS, en mayúsculas, vuestra dedicación y  profesionalidad,  que sabemos que están muy por encima de las condiciones socio-económicas y laborales que en cualquier momento pueda haber y os animamos a seguir luchando en esta ardua, pero gratificante tarea que es la educación. 

También quisiera dedicar, dedicarnos, a los padres que como en nuestro caso, tendremos a los hijos ya fuera, nuestra casa quedará vacía, por lo menos de lunes a viernes, y sólo nos tendremos el uno al otro. Pasaremos de una etapa donde pedíamos, necesitábamos, un poco de relax o intimidad, sin niños, --(y que si llegaba el caso, hasta se aprovechaba la oportunidad para la insinuación, porque otro momento no había, normalmente nosotros a ellas, o ellas a nosotros, que también las habría, supongo que existen, como los billetes de quinientos….)-- A otra, etapa, donde estaremos deseando que haya un poco de bullicio, donde los echaremos de menos, porque han sido y son lo más deseado. Bueno, supongo que, serán nuevos tiempos, habrá que adaptarse, y como en todo, experimentaremos nuevas sensaciones.

A vosotras y vosotros, alumnos graduados, qué deciros, cuando al principio dije que me sentí orgulloso por ser el encargado de dirigiros estas palabras, también sentí responsabilidad, pues no me gustaría soltaros un discurso vano y vacío de contenido para deciros lo bonito que es todo y lo bien que os va a ir, no, no  os voy a desear que os vaya bonito simplemente. 
Haciendo un somero análisis de la situación socio económica y laboral, el futuro sería poco halagüeño y pesimista, tendría que decir que da igual el esfuerzo que hagáis, pues al final la gran mayoría engrosaría la lista del paro y la estadística de los “ninis”, un discurso que se puede oir, en cualquier tertulia de matutina o vespertina. Pero como he dicho al principio es un análisis ligero, superficial. Porqué? Simplemente porque el futuro no está escrito, ya os recordé a algunos de los que hoy estáis aquí, y para los que no, lo repito, que el futuro, según Víctor Hugo es, para los cobardes lo inalcanzable, para los temerosos, lo desconocido y para los valientes... es la oportunidad! El futuro es vuestra tarea, a vosotras y vosotros os corresponde, tenéis la obligación, de reescribirlo, reinventarlo, de modelarlo cual figura de arcilla a vuestra necesidad y presente, en un mundo en que lo global prima, pero a base de unir las individualidades de todas y todos. Yo y muchos como yo, estamos convencidos de ello. Nosotros también lo hicimos y lo seguiremos haciendo. Así es que os pronosticamos un futuro esperanzador y mejorable como no, el progreso es imparable. Para eso, terminaréis por completar vuestra formación en aquellos centros que elijáis.
Chicas, chicos, sólo nos queda, felicitaros por vuestro esfuerzo, esmero y dedicación, os lo habéis merecido, y ésta es vuestra recompensa. FELIZ GRADUACIÓN,  y pasároslo en grande!!


LEEN MARÍA RUIZ Y AZAHARA ALCALDE

Camina por la vida como quien desfila por la pasarela de sentimientos más prestigiosa del mundo. Lleva siempre puesta tu mejor sonrisa, por si llega el momento de regalarla sin pedir nada a cambio en cualquier paso de cebra.

Ten una lista de sueños por cumplir, escrita a mano, sobre la que ir tachando todo aquello que consigues. Cada meta, cada objetivo, cada casualidad encerrada en el destino.

No juzgues nunca a las personas sin conocerlas. Trata siempre de darles un diez, y que solamente con sus actos vayas restando. Y si llega a menos de cinco, acuérdate de que un día tú dijiste a un profesor que un cuatro, aliñado con esfuerzo, dedicación y constancia, no merecía ser suspenso. Haz lo mismo con aquellos que se equivocaron un poco más de la cuenta.

Piensa siempre en positivo. Sea lo que sea, todo siempre ocurre por una razón. Solo tienes que buscarla, está ahí fuera. Y si no la encuentras, no desesperes. El tiempo la pondrá en tu camino más adelante.

Aprende de cada palabra, de cada momento. Valora las decepciones como ingrediente estrella de cualquier éxito futuro. Siente cada abrazo, cada suspiro. Sécate cada lágrima y salta con cada alegría.

Trabaja en lo que quieres, y no dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer. Esos que buscan moldearte a su medida, es porque no tienen el suficiente valor como para cumplir sus sueños. O, incluso, porque como son incapaces de hacerlos realidad, intentan que tú tampoco los puedas alcanzar.

Valora cada amanecer y cada día. Puede ser siempre el último. Y aprovéchalo para dar lo mejor de ti. Para que cuando llegues a la cama, derrotado, sientas que si es tu último aliento, estás dejando una huella imborrable. En el tiempo, en algunos corazones, en algunas personas.

Y ese es un motivo más que suficiente para vivir. Y reír. Y sentir. Y soñar. Y volar.



LEE BELÉN MARCH
        
Siempre se nos ha dicho que seríamos aquello que quisiéramos, que triunfaríamos sin importa qué. Bueno, es un bonito cuento, pero ya hemos crecido lo suficiente como para saber que nada llega sin esfuerzo. Que nadie regala nada. Y me alegro. Me alegro de saber que vamos a encontrar piedras. Que al principio vamos a perdernos en un bosque de personas que caminan demasiado rápido, chocándose con nosotros y sin siquiera girar sus rostros para pedir perdón. Me alegro de saber que nos espera una buena lucha, sin tregua. ¿Y sabéis por qué? Me alegro porque, qué aburrido sería alzarse entre el gentío, destacar y empuñar un cetro si todo ha sido un camino de rosas. Qué aburrido sería triunfar sin haber derrotado a todo aquel que intentó quemarnos las alas. Todos los que estamos aquí, todos mis compañeros, todos ellos tienen más fuerza de la que creen. Todos ellos sabrán abrirse paso, escalar aquella  montaña que nunca nadie escaló. Lo sé como sé que gracias a ellos cada día ha sido un poco más cálido. Un poco más divertido.
Y lo mejor de todo es que esta noche nadie se arrepiente y nadie mira atrás. Esta noche nadie va a decir adiós. Es nuestra noche, ganada a pulso, un momento para brindar, para respirar hondo y cerrar los ojos.