DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA DEL IES "Antonio Mª Calero" de Pozoblanco (CÓRDOBA) ESPAÑA

BLOG DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS



VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS

VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS
Semana de la Ciencia 2015

Páginas vistas en total

sábado, 29 de junio de 2013

Química y el fútbol de España

¿Cómo motivamos a nuestros alumnos para que se interesen por la ciencia?...utilizando como recurso didáctico cualquier "cosa" que les sorprenda...


Os invitamos a ver el vídeo "Química Divertida y Fútbol de España"

jueves, 27 de junio de 2013

Amigos Paco y Pepe...os recordaremos siempre.


Hoy estamos aquí para celebrar la jubilación de dos de nuestros compañeros, Paco Cabrera y Pepe Reynier. 


Y sí, ha sido intencionado, he dicho celebrar. Estas situaciones suelen estar generalmente teñidas de aspectos tristes y melancólicos, porque jubilación es una palabra tabú que solemos relacionar con la vejez, con la etapa final de nuestras vidas.


Qué error. Si os soy sincera, siento una profunda envidia por ambos. A mí siempre me ha parecido la jubilación una etapa dorada, una etapa para disfrutar, sin presiones, de todo aquello que tanto trabajo nos ha costado construir. 


No nos engañemos, tanto que nos venden la juventud y, si hacemos memoria, nos hemos pasado esos años corriendo entre pañales, facturas, hipotecas, hospitales y disgustos varios.


Alguna copilla de vino nos hemos llevado entre pecho y espalda, pero nos lo hemos bebido como se nos han pasado esos años, deprisa y casi sin darnos cuenta.


La jubilación es una etapa de cosecha, de por fin poder leernos los libros que nos gustan, disfrutar de los niños sin el agobio de la responsabilidad, comprender realmente a las personas que queremos y nos quieren.


 Así que sí, claro que os envidio. Me cambiaría por vosotros ahora mismo si se pudiera.



En una jubilación, los que pierden no son los que se van, sino los que se quedan, privados de la compañía y el apoyo de compañeros a los que se echa de menos y a los que hay que sustituir como se pueda, sin conseguirlo nunca del todo.



Cada persona que se va deja una estela de trabajo bien hecho, de esfuerzo, de ánimo, que no se puede volver a generar.


Paco y Pepe son dos personas completamente diferentes, a los que echaremos de menos por motivos distintos. Para mí, Paco siempre ha sido el caballero, la persona equilibrada y afectuosa que ha sabido siempre estar en su lugar y ser el compañero perfecto.



Pepe, en contraste, ha sido nuestro motor, la chispa alegre que nos ha puesto en marcha, la manta en la que nos hemos cobijado en tiempos que no siempre han sido buenos.



 La verdad es que no sé cómo nos apañaremos sin ellos, porque nuestra vida seguirá sin duda, pero no será tan buena ni tan rica como hasta ahora.


 No creo que podáis estar tristes en este día. Ahora por fin os podréis dedicar a esas cosas que amáis.


Paco, como hombre reflexivo y meditativo, podrá poner todas sus energías en esa rica vida interior que ha volcado en la religión. 


Pepe, seguro que estará ya planeando su siguiente aventura, su siguiente viaje. Somos nosotros los que nos quedamos aquí muertos de envidia, esperando que llegue nuestro momento de poder volver a lo que realmente amamos, aunque tal y como están las cosas, a saber si disfrutaremos de este privilegio, por otra parte, tan merecido.


 No os vamos a decir adiós con cara triste. Os decimos adiós y para siempre, pero con alegría, porque una parte de vosotros se queda aquí. Nos acordaremos de vosotros cuando llegue alguno de esos momentos que hemos compartido en el pasado y de ese modo será como si nunca os hubierais ido.


Un abrazo muy fuerte para los dos y nuestros mejores deseos de parte del claustro del IES del Antonio María Calero

(Texto: María Jesús Sánchez Raya)



...amigos Paco y Pepe, os recordaremos siempre. Un abrazo


MÁS AQUÍ sobre Pepe

y MÁS AQUÍ sobre Paco

martes, 25 de junio de 2013

Química divertida en la Feria de Egipto en El Guijo de los Pedroches


El departamento de Física y Química del IES "Antonio Mª Calero" de Pozoblanco, ha participado en la Feria de Egipto organizada en el Colegio Público de El Guijo de los Pedroches con una serie de experiencias de química divertida. Próximamente publicaremos el vídeo.


 Isis Alba y Osiris Antonio.






 LOS NIÑOS NO SE PERDIERON DETALLE...





Hicimos "aparecer" en líquidos transparentes la bandera española....y mucho más...



Más fotografías AQUÍ

martes, 18 de junio de 2013

verano con ciencia

Abierto el plazo...

lunes, 10 de junio de 2013

Tippe top

El vídeo muestra el comportamiento de una peonza invertible.



Grandes hombres de ciencia se han sorprendido con esta peonza...


Niels Bohr y Wolfgang Pauli observando un Tippe-top


FUNDAMENTO FÍSICO AQUÍ


RECORDEMOS NUESTRO VÍDEO SOBRE EL HUEVO ROTANTE

miércoles, 5 de junio de 2013

Finaliza el curso para nuestros alumnos de segundo de Bachillerato


Con las palabras de bienvenida pronunciadas por nuestro director D. Rafael García Herruzo en el auditorio del Recinto ferial de Pozoblanco lleno de público, comenzó un emotivo acto de graduación de nuestros alumnos de segundo de bachillerato.


  Os dejamos "algunas"  fotografías para que cada uno de vosotros le añadáis el texto.













Doña María Jesús Sánchez Raya pronunció el siguiente discurso:

Buenas noches, alumnos y alumnas, padres y madres, familiares también si habéis encontrado sitio hoy entre nosotros, compañeros y compañeras del claustro.

Bueno, aquí estamos.


Parece increíble, hace seis años erais unos críos mocosos y folloneros a los que no había manera de tener sentados quietos y atendiendo en clase… Ahora, no es que haya cambiado mucho la situación, pero al menos os movéis menos, que ya es algo.


No todos habéis pasado en el Antonio María Calero el mismo tiempo, pero espero que todos os llevéis con vosotros un trozo nuestro.

Nuestro centro es un centro dinámico, preocupado por la actualidad y por prepararos de la manera más adecuada para que podáis enfrentaros a “la vida”, que es lo que dicen que sucede cuando sales del colegio, como si antes sólo hubiéramos estado de excursión.

Creo que nosotros, los profesores y profesoras, nos sentiríamos satisfechos si ahora que ya empezáis un nuevo tramo de vuestra educación sintiérais que las experiencias y conocimientos que os lleváis de aquí son un buen acompañamiento, un buen bagaje, para el momento que viváis en el futuro.


Pero no sólo somos una maleta, un lugar donde prepararos para después. Un centro educativo que realmente cumpla con su función es orgánico, un ser vivo que existe, sufre y se alegra.

 Es difícil pensar que se pueda ser feliz en un sitio donde te sientan en una silla durante seis horas y te torturan varios días al mes examinándote de  cosas que siempre te parecen difíciles y a veces increíbles, pero lo cierto es que, a pesar de ello, una de las etapas más felices de nuestra vida es precisamente la que empieza y acaba en el instituto, ese momento en que has probado experiencias que te han llenado y sorprendido, que te han hecho sentirte tú mismo por primera vez.

El cole es un sitio diferente, donde tienes a tu seño que es como tu mami pero sin que te riña porque no te has lavado los dientes. En el instituto es donde por primera vez te encuentras con el mundo de verdad; donde te enfrentas a un microcosmos de seres adultos con sus virtudes y sus defectos, sus manías, sus peculiares maneras de entender el mundo, sus conocimientos de distintas materias y sus necesarias contradicciones.

Es donde te das cuenta de que los adultos son un mundo complejo, donde las verdades no siempre son las mismas y se puede explicar la misma guerra con causas y consecuencias totalmente distintas. Porque el mundo de fuera, ese al que algún día te vas, ese al que te marchas ahora, es así, contradictorio, intimidante, injusto, variado, interesante, difícil y estimulante.

 Digamos que aquí en el instituto te hemos dado una especie de vacuna para que puedas desenvolverte en él: te hemos inyectado una pequeña dosis de todo lo que hace de nuestro mundo ese escenario terrible donde hay que sobrevivir como se sepa y se pueda.


Por eso no somos perfectos como la seño del cole. Por eso contamos esos chistes horribles de los que te ríes por no llorar, por eso te reñimos por faltas que consideras estúpidas, te hacemos analizar tu lenguaje como si lo que dices fueran las leyes del universo, te obligamos a aprenderte sartas de hechos científicos y realidades históricas que te parecen idiotas cuando no simplemente absurdas.

 Esto, en esta pequeña dosis que aquí has recibido, será a lo que luego te tendrás que enfrentar multiplicado por mil y aderezado con una dosis de injusticia y absurdo considerablemente mayor. El mundo, siempre os lo decimos, es un lugar hostil, pero esperamos haber contribuido a que, al menos, no lo sientas como algo desconocido y ajeno. Has tenido tiempo de echarle una ojeada, una larga ojeada que ha durado seis años y que te habrá curtido, esperamos, de manera suficiente.


También has vivido otras experiencias con nosotros. Has aprendido cosas que te han sorprendido y abierto camino. Te hemos descubierto algunas de las vías por donde luego vas a caminar. Más adelante, te sorprenderás a ti mismo muchas veces recordando el modo en que te explicamos aquí un problema de matemáticas, el sintagma nominal o la constitución del 78. Te hemos ayudado a dar forma a tus opiniones, a reflexionar sobre ellas, a ampliarlas. Somos una parte fundamental de la persona que eres, somos parte de tus creencias, de tus certezas y de tus dudas.

También seremos siempre para ti aquella señora que gritaba tan fuerte que te dejaba sordo, el señor que no pronunciaba la “r” y siempre hacía bromas con ello, la de los tacones de alturas imposibles, aquel que tenía un acento muy raro porque venía de otro lugar de España, el que ponía cara de palo aunque se hundiera el tejado, la que te regaba de saliva cuando te tocaba esa sufrida y espantosa primera fila en clase. Recordarás esto y te reirás cuando menos te lo esperes. Somos parte de tu paisaje emocional, somos tuyos tanto como durante seis años, tú has sido nuestro.


Somos tus profesores y profesoras. Aunque nos paguen por hacer este trabajo a lo largo de los años, demasiados, pues en algunos casos ya peinamos bastantes canas, siempre somos tuyos y nada más que tuyos. Nos llevas contigo en exclusiva, guardaditos en tu memoria, metidos en el sobre de los amores y los desamores.

Nos recordarás a veces con cariño, a veces con ira, pero seguramente, llegará un momento en que nos comprenderás, habrá un momento en que harás las cosas como las hicimos nosotros y te reencontrarás de nuevo en aquel pupitre verde delante del cual un adulto sufría y se esforzaba. Ahora, ese adulto serás tú. Tú serás el que tome las decisiones, lleve tacones imposibles, grite muy fuerte, tenga acento raro porque ya no vivirás en tu pueblo, y pondrás cara de palo cuando las cosas te salgan mal.

Habréis saltado al otro lado, queridos. Seréis entonces unos adultos injustos, idiotas, chillones, bordes como aquellos profesores y profesoras en cuya piel de adultos os veréis por primera vez. Y en ese momento, aunque os resulte imposible creerlo, nos amaréis.

Nos amaréis porque hemos sido los guardianes de vuestra inocencia, y a la vez, la primera ojeada temerosa sobre un futuro incierto. Somos vuestro pasado, pero también la compañía que habita en el fondo de vuestra mente y desde allí os ilumina sobre aspectos de la realidad con los que tendréis que pelear.

Somos tuyos y nada más que tuyos, como durante todo este tiempo habéis sido nuestros. Ahora os decimos adiós, pero en realidad es un hasta siempre, pues en el fondo de vosotros mismos acudiréis a nuestro recuerdo buscando fuerzas, inspiración y afecto.

 Siempre estaremos ahí, y ahora, con el cambio de las leyes de jubilación, me temo que estaremos aquí también durante mucho tiempo y mientras nos aguante el cuerpo, por si alguna vez queréis volver a visitarnos.



El claustro de profesores de vuestro instituto, el Antonio María Calero, el Calero, para entendernos, os dice adiós y buena suerte. Recordadnos con cariño, pues hoy habéis hecho con nosotros vuestro último examen y como se dice en las buenas peleas, “sin rencor”. Ojalá triunféis en los que os esperan, en vuestros nuevos estudios y en la vida. Para nosotros, siempre tendréis ya un diez en nuestro corazón.



                                               María Jesús Sánchez Raya, 31 de mayo de 2013










 Cada uno de vosotros formáis parte, para siempre, de nuestra comunidad educativa del IES "Antonio Mª Calero"

 Os deseamos lo mejor.
Sonia Zamora, Álvaro González , Antonio J Tamajón y todos vuestros profesores/as.




























MÁS FOTOGRAFÍAS SOBRE NUESTROS ALUMNOS DE CICLOS FORMATIVOS AQUÍ